Redes Sociales
Visit Us On FacebookVisit Us On Youtube

Mantas Suaves de Lana

Mantas Suaves de Lana

La suavidad de las mantas depende fundamentalmente de dos factores, por un lado la materia prima empleada en el tejido tanto en urdimbre como en trama y en segundo lugar la forma de fabricación, concretamente el acabado. Al margen de esto, lo que sí tenemos claro es que preferimos una manta suave mucho más que una áspera, que pique o sea excesivamente gruesa y pesada. Suave y liviana es lo que nos encanta.

La materia prima en las mantas suaves

En cuanto a la materia hay múltiples opciones de diferentes calidades y precios que se pueden trabajar. Las más suaves aunque también las más caras son las de cachemir, vicuña y alpaca. Se caracterizan por ser texturas tremendamente esponjosas y suaves al tacto. Una sensación de confortabilidad y bienestar nos invade al tocar uno de estos tejidos. Si bien una manta 100% cachemir puede costar más de 1000 euros. Aquí en este enlace podemos ver una manta de cachemir de Hermes.

Merino

La lana de merinos puede ser de las mejores opciones que existen, es suave y bastante más barata que el cashmere, el mohair, la alpaca o la vicuña que probablemente sea la fibra más cara del mundo debido a la escasez de este camélido que existe en el mundo cuyas poblaciones han estado al borde de la extinción en el pasado. Es el merino una raza de ovejas bastante evolucionada, muy desarrollada y cruzada buscando la finura y suavidad de la fibra y es ajena a los excesivos costes relacionados por ejemplo con el cachemire. Si quiere saber sobre los tipos de fibras naturales lujosas que existen en el mercado puede hacer click en este otro post de este blog: Cuál es la lana más suave.

El Acabado – Perchado

El perchado es el último proceso en la fase de producción de mantas suaves. La percha es una máquina compuesta de cilindros con púas que van girando. Estas púas rasgan el tejido hasta sacarles el pelo, y ponerlo suave. Naturalmente, un exceso de perchado hace que el producto tienda a tener excesivo pelo y aún siendo muy suave puede perder algo de resistencia. Por contra un perchado demasiado leve hará que la prenda carezca de la suavidad necesaria acorde al exigente tacto del cliente final. Encontrar el equilibrio es el objetivo del artesano, de manera que el producto final sea una manta suave que perdure en el tiempo. Puede ver un pequeño video de la percha trabajando en instragram de mantas de Grazalema.

Con la ayuda de estos matices técnicos, podemos comprender un poco más por qué hay unos productos de lana más suaves que otros…  Y elegir en consecuencia lo que preferimos para nuestro hogar dulce hogar, aquél lugar del mundo donde más cómodas debemos sentirnos…

 

Mantas Suaves

Mantas Suaves

 

No Comments

Escriba un comentario